Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

Cocina la calabaza manteniendo sus nutrientes

Mantén las propiedades de las verduras en tus elaboraciones

nutrientes-calabaza

Mantén las propiedades de las verduras en tus elaboraciones

Ya queda menos para que acaben las vacaciones de verano y toca de nuevo apostar por una dieta saludable donde las frutas y las verduras sean las grandes protagonistas.

Las verduras están cargadas de fibra, vitaminas y minerales necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Para mantener esas propiedades es necesario cocinarlas de manera correcta.

La calabaza es uno de esos alimentos lleno de nutrientes que te ayudará a llevar una dieta sana y equilibrada. Y lo mejor es que puedes usarla para elaborar gran cantidad de recetas, tanto dulces como saladas.

Formas de preparar la calabaza

Muchas verduras y hortalizas se pueden comer crudas, pero no es el caso de la calabaza que se debe cocinar para consumirla. Os mostramos algunas de las técnicas más empleadas para cocinar la calabaza:

Hervir: una de las mejores opciones para ingerir menos calorías. Lo recomendable es usar poca agua e introducir el producto cuando el agua hierva. Suele tardar en hacerse unos 20 minutos.

Al vapor: una buena técnica de cocinado para mantener los nutrientes. El tiempo de cocción suele ser de 15 minutos.

Hornear: lo mejor es usar temperaturas altas y menos tiempo ya que con este método se modifican las propiedades de los alimentos. Si se parte por la mitad la calabaza y se mete al horno, tarda sobre una hora en cocinarse.

Al microondas: este electrodoméstico ahorra mucho tiempo a la hora de cocinar la calabaza. Programa a potencia máxima durante unos 10 minutos, aunque dependerá del punto de cocción y del tamaño del corte.

Freír: al freír se crea una capa externa que protege el producto, por lo que no se pierden las propiedades. Esta técnica es la menos sana de todas ya que aumenta las calorías. Corta la calabaza en bastones o dados y fríe en aceite muy caliente hasta que queden crujientes.

Y tú, ¿cómo cocinas la calabaza?