IMG_E2557
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

El mercado de la calabaza butternut prevé un notable crecimiento de manera ‘inmediata’

Gerentes de las principales empresas productoras coinciden en el repunte de esta variedad de calabaza

España suma una superficie de 3.700 hectáreas de cultivo de calabaza donde la calabaza butternut es la revolución y la variedad responsable de que estas cifras vayan en aumento. Y es que esta aporta ventajas con respecto a la calabaza tradicional que hacen que los gerentes de las principales empresas productoras apuesten por ella. Todos coinciden en que es un producto bueno y barato por el que España se está decantando por tener, además, un formato muy cómodo para el consumidor. Así lo aseguraba Juan Ángel Gutiérrez, gerente de la firma AgroMancha, al ser entrevistado por la revista F&H y así también lo corroboraba Rosa Gómez, de la empresa productora Agropaco: “la calabaza butternut recoge el formato ideal para las familias de hoy”.

La mayor parte de las hectáreas de cultivo se encuentran en Valencia, área productiva pionera en la cosecha de calabaza butternut en España. Valencia cuenta con más de 2.000 hectáreas de cultivo y, aunque gran parte de ellas se encuentren dedicadas a la calabaza tradicional, en los últimos años viene experimentando un crecimiento de la calabaza butternut, debido a la apuesta de las grandes empresas. Al área valenciana le siguen la manchega y la murciana.

La mayoría de los empresarios consultados en un estudio realizado por la revista F&H ven expectativas de desarrollo a corto plazo y de manera inmediata. En el top ten de las empresas operadoras de calabaza se encuentran firmas como Ramafrut, Surinver, SAT San Cayetano o Agrotomy, entre otras, que son responsables de la mayor parte de la producción española de calabaza, que ahora se sitúa en unas 160.000 toneladas. Muchas de ellas son exportadas a otros países como Francia, Reino Unido, Holanda, Alemania o Italia. Estos empresarios han percibido el potencial de la calabaza butternut y, por ello, ahora apuestan por una potente inversión en esta variedad. 

También las empresas de desarrollo de semillas dirigen sus esfuerzos de investigación hacia la calabaza butternut: La ‘butternut’ ha sido la clave del impacto de la calabaza entre las productoras españolas por aportar “más rendimiento en pulpa, más rendimiento en producción y mayor funcionalidad”, expone Javier Bernabéu, CEO de Sakata en España, empresa que lidera el mercado de semillas de la calabaza butternut. Asegura, además, que actualmente se está trabajando en la mejora de los grados Brix para conseguir el mismo comer que las variedades tradicionales.

Con todos estos datos es factible augurar un buen futuro para la calabaza butternut. Se espera que la superficie de cultivo suba debido a que el consumo responda y a una mayor predisposición de los supermercados por exponer este tipo de calabaza.