Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

Cómo se debe conservar la calabaza

Cruda y congelada

Una de las cualidades que más nos gustan de la calabaza es que es una verdura sostenible. No sólo en su cultivo sino también en la conservación. ¡A continuación te explicamos algunos trucos para conservar la calabaza de forma sostenible evitando el desperdicio alimentario!

Como ya sabes, al llegar a casa después de comprar la calabaza entera en el supermercado no necesitamos ponerla en la nevera, podemos dejarla en nuestra despensa hasta que sea el momento de utilizarla. ¡Esto nos permite ser sostenibles y ahorrar en electricidad!

Pero… ¿y cuándo queremos cocinarla?

A la hora de cocinar, la calabaza es perfecta para hacer batch cooking. Es una hortaliza saludable que puedes utilizar en varias comidas y con las que puedes hacer muchas recetas distintas. Así ahorrarás tiempo y dinero, ayudarás al medio ambiente y evitarás el desperdicio alimentario. ¿Cómo? ¡Presta atención!

Si vas a utilizar el horno para cocinar una de tus recetas favoritas con calabaza butternut pero no tienes intención de utilizarla entera en tu receta, no te preocupes. ¡Puedes cortarla a trozos, poner todos los trozos en el horno, meter en un tupper los que no te vayas a comer y ponerlo en el congelador! Así podrás conservar perfectamente tu calabaza asada hasta que la utilices en tu próxima receta.

Pero… ¿y si la vas a cocinar hervida? ¡No te preocupes, puedes hacer lo mismo! Hierve todos los trozos de calabaza de golpe y los que no vayas a utilizar…¡tupper y al congelador!

¡Una prueba más de que comer calabaza además de sano es rápido, sencillo, sostenible y económico!